enero 9

Almacena el tesoro de tu corazón en el cielo

Tema de la Semana

¿Por qué debemos pasar un tiempo a solas con Dios? ¿Por qué es tan importante reunirnos con él? Hasta que no comprendamos el inmenso valor de encontrarnos con Dios, nunca nos involucraremos de forma regular y consistente en esta práctica fundamental y vital. Mientras vamos descubriendo su deseo de encontrarse con nosotros para que experimentemos las profundidades de su amor, oro para que tu vida esté marcada por una nueva gracia para encontrar al Dios vivo de manera consistente y poderosa.

Pasaje Bíblico

“No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”. Mateo 6:19-21

Adoración

Yo También | Twice Música

TWICE MÚSICA – Yo también (Hillsong United – So Will I en español) (video con letra)

Video con letras de “Yo también” (So Will I de Hillsong United) Descargar en iTunes, Spotify y más http://www.2lin.cc/yotambien ¿Te gustaría que visitemos tu iglesia? Escríbenos. BOOKING: twice.contacto@gmail.com ¡Gracias por ver nuestro video! ¡Ayúdanos a compartirlo en Facebook, Twitter y Youtube! RT!!!

Devocional

En Mateo 6:19-21, Jesús nos enseña un importante principio espiritual que debemos conocer para poder darle a Dios nuestros corazones en forma total. La Biblia dice:

“No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”.

Eres hijo de un Dios amoroso que está desesperadamente celoso por la totalidad de tu corazón. Mateo 6:19-21 ilustra una verdad que se extiende más allá de este mundo y en la plenitud de la eternidad. Tú y yo tenemos en esta vida la oportunidad de entregar nuestros corazones a Dios y recibir una recompensa eterna, o de entregar nuestros corazones al mundo, lo cual solo nos llevará a la destrucción. Podemos rendir todo lo que somos y atenernos a los planes perfectos y agradables de nuestro Padre celestial, o buscar la satisfacción, el placer, el estatus y la riqueza en lo que pertenece únicamente al mundo.

La mejor manera, en forma absoluta, en que podemos asegurarnos que nuestras vidas estén completamente entregadas y disponibles para el Padre, es pasar los primeros momentos de nuestro día a solas con él. Si vamos a aprovechar al máximo esta vida, debemos reservar un tiempo para evaluar nuestros pensamientos, acciones y emociones. Debemos hacer un tiempo para mirar honestamente nuestras vidas y descubrir si realmente estamos viviendo para Dios o para el mundo. Y como consecuencia de una evaluación diaria, debemos participar consistentemente en el proceso de confesión, para que nuestras vidas puedan ser fortalecidas por el perdón y el amor del Padre.

Dios anhela que tu vida aquí en la tierra impacte en la eternidad. Él es un Padre que tiene planes perfectos para bendecirte de formas que no puedes imaginar. Pero Dios no puede bendecir lo que no es lo mejor. Él no puede recompensarte por hacer lo que es destructivo. Elige centrar tu vida en tus encuentros con Dios para poder almacenar una gran cantidad de tesoros eternos. Abre tu corazón al Espíritu Santo cada mañana para que él pueda revelar cualquier cosa que te impida experimentar la plenitud de la vida; Jesús murió para que tengas una vida plena. Entrega tu vida al Dios que tiene reservadas para ti cosas más grandes de las que puede pedir o imaginar. Y experimenta la paz y la alegría que proviene de permitirle a Dios tener la totalidad de tu vida para bendecirla y llenarla con su cercanía gloriosa.

Guía de Oración

1. Medita en la verdad de la palabra de Dios. Permite que la Biblia te llenen del deseo de entregar tu vida completamente a los planes y al amor de Dios.

“No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”. Mateo 6:19-21

2. ¿De qué manera estás acumulando tesoros en la tierra? ¿En dónde buscas realización y provisión en vez de en Dios? ¿Qué partes de tu vida no están siendo lo mejor que Dios tiene para ti?

3. Confiésale a Dios cualquier pecado que haya en tu vida y tómate un tiempo para recibir su perdón. Dios odia el pecado porque nos roba la plenitud de la vida que él nos quiere dar. Una vez que le confesamos nuestros pecados, él realmente nos perdona. No hagas hincapié en tu pecado, sino en la bondad y la gracia de Dios.

“Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad. 1 Juan 1:9

Lectura Complementaria

Oswald Chambers escribió: “La alegría significa el perfecto cumplimiento de aquello por lo que fui creado y regenerado”. Fuiste creado y regenerado para la comunión sin trabas con tu Padre celestial. Experimentar la verdadera alegría en esta vida será el resultado de dejar de lado todo lo que encadena tu corazón a este mundo. Vive hoy solo para Dios y descubre la riqueza de la vida que proviene de almacenar tu tesoro en el cielo.

Lectura Complementaria: Efesios 1