enero 11

Renueva tu mente

Tema de la Semana

¿Por qué debemos pasar un tiempo a solas con Dios? ¿Por qué es tan importante reunirnos con él? Hasta que no comprendamos el inmenso valor de encontrarnos con Dios, nunca nos involucraremos de forma regular y consistente en esta práctica fundamental y vital. Mientras vamos descubriendo su deseo de encontrarse con nosotros para que experimentemos las profundidades de su amor, oro para que tu vida esté marcada por una nueva gracia para encontrar al Dios vivo de manera consistente y poderosa.

Pasaje Bíblico

“Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio”. Filipenses 4:8

Adoración

Tu Gran Amor | Hillsong

Tu Gran Amor – Hillsong en Español

Voz Principal: Steven Richards Letra y Música por Joshua Grimmett, Reuben Morgan y Jamie Snell Traducción por Equipo de Traducción de Hillsong © 2016 Hillsong Music Publishing CCLI: 7077030

Devocional

Tu mente es el campo de batalla en el que se gana o se pierde la guerra de tus emociones, tu propósito, tu efectividad y tu plenitud de vida. Es tu mente la que es atacada diariamente por el enemigo. Es a tu mente a lo que el mundo está tratando de influir para su propio beneficio. Y es tu mente lo que el Señor desea renovar diariamente para que puedas vivir en una relación abundante con él. Entonces, si la mente realmente es un campo de batalla, ¿cómo puedes ganar esa batalla? ¿Cómo sales victorioso sobre Satanás y sus planes?

La Biblia dice claramente que para alcanzar la victoria sobre tu mente debes renovarte continuamente por el poder de la palabra de Dios. Romanos 12:2 declara: “No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta”. Dios pone como opuestos el hecho de amoldarse al mundo actual y el hecho de ser transformado por la renovación de tu mente. No hay un área gris. Tu mente está siendo ganada para el reino de Dios o perdida para el mundo. O estás teniendo pensamientos agradables a Dios, o no. O estás experimentando la vida abundante que Jesús puso a tu disposición, o no.

Durante mucho tiempo, sentí que la idea de renovar mi mente era agotadora. Honestamente, leer la Biblia era increíblemente aburrido para mí. Pero descubrí que la Biblia es tan vital como tan dispuesto esté a ser transformado por ella. Mientras no nos sentemos, abramos nuestros corazones y permitamos ser transformados por la palabra de Dios, nunca experimentaremos la vida que viene de tener la victoria en nuestras mentes. Los pensamientos que te atormentan —los pensamientos que te roban la libertad, la paz y la alegría— nunca te abandonarán hasta que permitas que tu mente sea renovada por la palabra de Dios.

Ignorar la guerra que se libra a nuestro alrededor es perder la guerra. Nuestro enemigo anhela que nos volvamos complacientes contra sus ataques. Anhela que creamos que los pensamientos pecaminosos, las actitudes erróneas y las mentiras son solo una parte de la vida en la tierra. Él sabe que no tiene poder contra la capacidad que tiene la palabra de Dios para transformarnos.

Entonces, ¿cómo renuevas tu mente? Filipenses 4:8 dice: “Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio”. Fija tus pensamientos en las cosas de Dios. Comienza todos los días poniendo tu mente en el maravilloso carácter del Dios viviente y en tu nueva identidad en Cristo. Si permites que la palabra de Dios sea la base de tus pensamientos al pasar tus primeros momentos meditando en la Biblia, el reino ganará la batalla por tu mente. Los pensamientos negativos e inseguridades que enfrentas diariamente huirán de ti a la luz gloriosa de la verdad de Dios. Esa es la promesa de Dios para ti hoy y todos los días.

Tómate un tiempo hoy para meditar en la Biblia y experimentar el poder transformador de la gracia sobre tus pensamientos a través de la guía de oración.

Guía de Oración

1. Medita en 2 Corintios 5:17.

“Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!”.  2 Corintios 5:17

Repítelo una y otra vez, incluso en voz alta. Colócate dentro de la Biblia. Declara sobre ti mismo, “Estoy en Cristo y soy una nueva creación. El viejo y pecaminoso yo ha pasado, y el nuevo yo en Cristo ha llegado”. Permite que la verdad de las Escrituras impacte en la forma en que te ves a ti mismo y a tu mundo.

2. ¿De qué manera tus pensamientos o tu vida no se alinean con la verdad de 2 Corintios 5:17? ¿En qué aspectos te ves a ti mismo como cualquier cosa menos como una nueva creación? ¿En qué cosas te identificas con tu pecado en lugar de identificarte con la libertad que te ofrece la sangre de Jesús?

3. Anota en un diario lo que Dios te muestre. Tome estas áreas de tu vida y somételas a la verdad de la Biblia. Pídele al Espíritu Santo que te ayude a verte a ti mismo como él te ve. Permite que tu perspectiva sea cambiada por el Señor para poder verte a ti mismo como él lo hace.

Lectura Complementaria

La palabra de Dios es más verdadera que tus sentimientos, y si alineas tu vida con la verdad de la Biblia, ella comenzará a afectar poderosamente tus emociones. Las emociones son el resultado de la forma en que pensamos. Nos sentimos amados porque creemos que somos amados. Sentimos alegría porque creemos que hay motivo de alegría. De la misma manera, cuando creemos en una mentira del enemigo, esto impacta poderosamente en nuestras. Cuando creemos que nunca obtendremos la victoria sobre un pecado, que nadie nos ama, o que no somos lo suficientemente buenos, nuestras vidas comienzan a dar el fruto de esas mentiras. Pero hay poder cuando nos enraizamos en la palabra de Dios. El gozo y la paz trascendental vienen cuando establecemos la palabra de Dios como nuestra base para la verdad. Que tu día se caracterice por disfrutar de una nueva libertad como resultado de haber renovado tu mente.

Lectura Complementaria: Colosenses 3:1-17