Tema de la Semana

Servimos a un Dios de límites. En su capacidad ilimitada, creatividad infinita y existencia ilimitada, aun así, eligió crear límites; tuvo una visión de lo que era bueno, correcto, agradable y perfecto. Y como hijos hechos a su imagen, debemos vivir, pensar y crear como él lo hace. En un mundo marcado por el ajetreo de oportunidades aparentemente infinitas, ahora más que nunca es importante para nosotros crear límites. Que encuentres libertad y gozo esta semana al recibir visión y establecer límites bajo la dirección del Espíritu Santo.

Pasaje Bíblico

“Cada uno debe velar no solo por sus propios intereses, sino también por los intereses de los demás”. Filipenses 2:4

Adoración

Precioso Jesús | Música Cristiana

Música Cristiana / Precioso Jesús

Música Cristiana – Precioso Jesús Música Cristiana – Precioso Jesús Música Cristiana – Precioso Jesús No queremos perder la oportunidad de recomendarte estos canales que serán de gran bendición para ti. -Flow Cristiano: http://bit.ly/FlowCristiano -Musica Cristiana Para Jóvenes: http://bit.ly/MúsicaCristianaJovenes -Música Regional Cristiana: http://bit.ly/RegionalCristiana -Música Cristiana Latina: http://bit.ly/MusicaCristianaLatina -Alabanza Y Adoracion: http://bit.ly/AlabanzaAdoracion -SomosMusica: http://bit.ly/SomosMúsica ……………………………………………………………………….

Devocional

Una de las mayores alegrías de la vida es el don de servir a los demás. A menudo, en el ajetreo del trabajo, la familia y la sociedad, trazamos los límites alrededor de nosotros mismos tan estrechamente que no dejamos espacio para amar bien a los demás. El deseo de Dios es guiarnos a un lugar de abundancia interior, no solo para que podamos vivir en la plenitud de la vida, sino también para que podamos darnos a los demás. Filipenses 2:4-8 dice:

“Cada uno debe velar no solo por sus propios intereses, sino también por los intereses de los demás. La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. Y, al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!”.

En su sacrificio humilde y amoroso, Jesús puso ante nosotros el ejemplo perfecto de amar a los demás. Es posible que Dios no nos llame a todos a morir físicamente por el bien de los demás, pero nos lleva absolutamente a un estilo de vida de morir a nosotros mismos para que podamos vivir por el reino de Dios. Amar a los demás siempre requiere sacrificio. El don del amor nunca es gratis. Pero al perseguir un estilo de vida en busca de los intereses de otros, descubriremos un propósito eterno más satisfactorio que cualquier fruto que el egoísmo pueda producir.

A menudo, al leer o escuchar las exhortaciones centradas en servir a los demás, me siento cada vez más abrumado. Sé que estoy llamado a amar a la gente. Sé que estoy llamado a dar de mí mismo. Y en respuesta a estas emociones, normalmente me involucro en más actividades, me encuentro vacío y sobrepasado, y luego renuncio a la idea de vivir sacrificialmente. Pero después de años de pasar por este ciclo, me di cuenta de que estaba dando, no desde un lugar de amor, sino de coerción. Estaba dando, no como respuesta a recibir el amor incondicional de mi padre celestial, sino para ganarme el afecto de una comunidad cristiana que a menudo admira las acciones por sobre los motivos.

Pero servimos a un Dios que mira el corazón. El llamado de Dios en nuestras vidas para amar bien a los demás está diseñado para fluir desde un lugar de plenitud y satisfacción. Dios no nos pide que demos lo que no tenemos. Si no estás en un lugar de salud y abundancia, el primer paso es solicitar la dirección del Espíritu Santo para que te guíe a un lugar de restauración y renovación. El mundo no necesita personas agotadas. Dios no nos pide que muramos a nosotros mismos si ni siquiera tenemos vida.

Dios tiene planes asombrosos para usarte para promover su reino, y esos planes están llenos de actos de amor y sacrificio. Pero antes de que puedas amar a los demás, necesitas saber que eres amado. Antes de que puedas sacrificarte por los demás, necesitas saber que Jesús se sacrificó por ti en una medida mucho mayor de lo que jamás podrías esperar corresponder. Y en respuesta al amor y el sacrificio de Dios, pregúntale cómo puedes amar bien a los demás. Crea límites en tu vida en los que puedas darte constantemente. Trata de no mirar tus propios intereses, sino los intereses de los demás.

Que encuentres un gozo y un propósito profundos en amar a los demás hoy en respuesta al gran amor de Dios por ti.

Guía de Oración

1. Medita en el amor incondicional de Dios y en el sacrificio abrumador.

“Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados”. 1 Juan 4:9-10

2. Reflexiona sobre el llamado de Dios para que ames y te sacrifiques por los demás como respuesta a su ejemplo.

“En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros. Así también nosotros debemos entregar la vida por nuestros hermanos”. 1 Juan 3:16

“Cada uno debe velar no solo por sus propios intereses, sino también por los intereses de los demás. La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. Y, al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!”. Filipenses 2:4-8

3. ¿De qué manera puedes amar bien a alguien hoy? ¿Para quién te llama Dios a sacrificarte? ¿De qué manera puedes dar de ti mismo por el bien de los demás? Registra cualquier persona o acción que venga a tu mente y comprométete con el Señor a ayudarlos en su gracia.

Lectura Complementaria

La abundancia interior y el descanso no siempre están necesariamente marcados por las emociones de felicidad o un sentimiento de energía. A veces Dios nos pide que demos incluso cuando estamos cansados. Así como Pablo regresó a Listra después de ser apedreado para continuar compartiendo el evangelio, así también tenemos que levantarnos después de ser derribados. La abundancia interna es vivir con un sentido inquebrantable e ininterrumpido del amor de Dios. Es experimentar un gozo trascendente que solo puede provenir de un Dios cuya bondad supera la calidad de nuestras circunstancias. Si buscas seguir la guía del Espíritu Santo, sabrás cuándo es tiempo de descansar y cuándo de actuar. Sabrás cuándo es el momento de retirarte con él y cuándo debes salir. Su dirección no te fallará y su gracia siempre te sostendrá. Pídele al Señor y descubre tanto la restauración como el propósito en su amor constante.

Lectura Complementaria: 1 Juan 3 o ve el video de el Proyecto La Biblia en 1-3 Juan.