Tema de la Semana

Servimos a un Dios de límites. En su capacidad ilimitada, creatividad infinita y existencia ilimitada, aun así, eligió crear límites; tuvo una visión de lo que era bueno, correcto, agradable y perfecto. Y como hijos hechos a su imagen, debemos vivir, pensar y crear como él lo hace. En un mundo marcado por el ajetreo de oportunidades aparentemente infinitas, ahora más que nunca es importante para nosotros crear límites. Que encuentres libertad y gozo esta semana al recibir visión y establecer límites bajo la dirección del Espíritu Santo.

Pasaje Bíblico

“Dios hizo todo hermoso en su momento, y puso en la mente humana el sentido del tiempo, aun cuando el hombre no alcanza a comprender la obra que Dios realiza de principio a fin”. Eclesiastés 3:11

Adoración

Sé Tú mi Visión | Kaleo

Sé Tú mi Visión (Be Thou My Vision) – Kaleo

Versión moderna de uno de los himnos más antiguos.

Devocional

Ser una verdadera persona de visión es vivir esta vida a la luz de la eternidad. Sin una verdadera revelación de la eternidad, esta vida estará marcada por la desesperanza y un sentido de vagar sin rumbo. Solo cuando nuestro destino aparece a la vista podemos ver en forma correcta las circunstancias que van sucediendo a lo largo del viaje de esta vida.

Eclesiastés 3:11 dice: “Dios hizo todo hermoso en su momento, y puso en la mente humana el sentido del tiempo, aun cuando el hombre no alcanza a comprender la obra que Dios realiza de principio a fin”. Mirar a la eternidad requiere que confiemos. Nuestras mentes son finitas. En el único mundo que hemos conocido, la vida está marcada por un principio y un final, por el nacimiento y la muerte. Pero en la Biblia descubrimos que Dios es el Creador de la vida y el Conquistador de la muerte. Descubrimos que en Jesús se nos promete la vida eterna en comunión libre y sin obstáculos con nuestro Creador.

Vivir con la visión para la eternidad es confiar en que las cosas no son como serán y rendir la totalidad de esta vida con esperanza para la próxima. Cuando vivimos buscando la satisfacción de las cosas del mundo, vivimos como si el cielo no existiera y como si Dios no hubiera introducido su reino a través de Jesús. Las cosas de este mundo solo tienen valor en el Dador de todos lo bueno. Así que nuestras posesiones, relaciones y trabajo solo tienen valor aquí porque son una sombra de lo que vendrá cuando todas las cosas se renueven.

Tener una visión eterna debería llevarnos a crear límites alrededor de todo en esta vida. Debería llevarnos a un estilo de vida de rendición de manera que nuestros corazones nunca se pudieran atar a lo que es fugaz y a lo que nunca puede ser satisfecho plenamente. Debería llevarnos a un estilo de vida en el que disfrutemos plenamente las cosas que Dios nos ha dado, sabiendo al mismo tiempo que las cosas de esta vida son simplemente una sombra en comparación con lo que está por venir.

¿Te sientes atado a las cosas de tu vida hoy? ¿Sientes que tus posesiones, relaciones y trabajo te poseen en lugar de disfrutarlos para la gloria de Dios? ¿Estás buscando la satisfacción total en las cosas del mundo, o estás encontrando paz en la esperanza del cielo? Tómate hoy un tiempo en la oración guiada para entregar tu vida nuevamente a Jesús. Permite que Dios corte cualquier vínculo que tengas con lo que está encadenando tu corazón a este mundo y encuentra abundante alegría y paz en la libertad que viene de vivir a la luz de la eternidad.

Guía de Oración

1. Medita en lo que dice la Biblia acerca de la eternidad. Permite que la Biblia te llene de visión para lo que está por venir.

“En el principio tú afirmaste la tierra, y los cielos son la obra de tus manos. Ellos perecerán, pero tú permaneces. Todos ellos se desgastarán como un vestido. Y como ropa los cambiarás y los dejarás de lado. Pero tú eres siempre el mismo, y tus años no tienen fin”. Salmo 102:25-27

“Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado”. Juan 17:3 

“En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. Y, si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté”. Juan 14:2-3

2. ¿Estás viviendo a la luz de la eternidad? ¿Sientes que tu corazón está atado a las cosas del mundo?

“No amen al mundo ni nada de lo que hay en él. Si alguien ama al mundo, no tiene el amor del Padre”. 1 Juan 2:15

3. Establece límites para tener una visión para la eternidad. Deja de lado cualquier cosa de este mundo que te impida vivir en libertad a los pies de Jesús. Tómate un tiempo para disfrutar a Dios; que el fundamento de tu vida sea la comunión con él.

“Me has dado a conocer la senda de la vida; me llenarás de alegría en tu presencia, y de dicha eterna a tu derecha”. Salmo 16:11

Lectura Complementaria

En Gálatas 5:16 Pablo escribe: “Así que les digo: Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la naturaleza pecaminosa.” Cuando te tomas un tiempo para disfrutar a Dios todos los días y buscas vivir en comunión con el Espíritu Santo, él te guía fielmente lejos de las cosas del mundo y hacia la plenitud de gozo en él. Que encuentres consuelo y esperanza en conexión con el Dios vivo al buscar vivir con visión para la eternidad.

Lectura Complementaria: Salmo 102 o ve el video de el Proyecto La Biblia en Salmos.