Dios Busca el Corazón

Muy a menudo vemos a Dios como el encargado de hacer cumplir las reglas religiosas; vemos también a los mandamientos de la Biblia como una lista de tareas pendientes en lugar considerarlos como un camino que conduce a una vida abundante. Pero esas percepciones no son la verdad de la Biblia. Esas creencias se basan en nociones erróneas del carácter de Dios. Dios busca el corazón. Más que querer que hagamos las cosas correctamente, lo que Dios desea es que lo veamos a él de la manera correcta. Él quiere que el hecho de ir a la iglesia, leer la Biblia, adorar, servir a los pobres y vivir rectamente provenga de un corazón lleno de una verdadera revelación de su amorosa bondad. Que tu corazón sea totalmente de Dios esta semana.

Honestidad

La honestidad es más que las palabras que decimos, es una postura del corazón. No fuimos hechos para tratar de ser algo que no somos. Dios nunca nos pide que mantengamos las apariencias. Él anhela que tengamos el coraje de ser vulnerables, que estemos tan fundados en su amor incondicional que vivamos honestamente. Que esta semana puedas experimentar nuevos niveles de paz y alegría a medida que descubrimos lo que hay en el corazón de Dios con respecto a la honestidad.

La Actitud de Nuestros Corazones

La bondad de Dios sobre nuestras vidas supera con creces todo lo que hemos experimentado; solo hemos chapoteado en la orilla de las profundidades del amor y la misericordia de Dios. Para poder profundizar en la plenitud de la vida que tenemos disponible debemos aprender a posicionar nuestros corazones. Que tu relación con Dios se enriquezca esta semana mientras te posicionas para recibir todo lo que tu amoroso Padre celestial tiene para darte.

Compartiendo el Corazón de Dios

En respuesta a nuestro conocimiento del corazón de Dios estamos llamados a compartir las maravillas de su naturaleza invisible con un mundo que lo necesita desesperadamente. Dios ha elegido usarnos para revelarse. Él nos llenó con el Espíritu y nos dio poder para proclamar las buenas nuevas de la salvación y la relación restaurada con nuestro Creador. Que esta semana descubras que fuiste hecho para compartir el corazón de Dios y que encuentres gozo y pasión en el anhelo de Dios de usarte de maneras poderosas y únicas.