Fe

Hebreos 11:1 dice: “Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve”. La fe es la corriente oculta que subyace a todo lo que hacemos como seguidores de Jesús. Sin fe perdemos todo lo que Cristo ganó para nosotros con su muerte, mientras estamos aquí en la tierra. Es por la fe que accedemos a la paz, la alegría, la guía, el amor y el propósito que provienen de la relación restaurada con nuestro Padre celestial. Que esta semana, a medida que buscamos aumentar nuestra fe en respuesta a la fidelidad de Dios, puedas experimentar una mayor intimidad con tu Padre celestial vivo, Todopoderoso y amoroso.

Las Características de un Verdadero Cristiano

Esta semana echaremos un vistazo a siete principios que se encuentran en Romanos 12 que describen las marcas de un verdadero cristiano. La intención de estudiar este pasaje no es condenarte o llevarte a la comparación. Por el contrario, solo deja que la enseñanza de Pablo te llene de un profundo y transformador anhelo de seguir con entusiasmo la vida que Dios quiere para ti. Pídele a Dios que te ayude a verte a ti mismo como él te ve, a ver la gracia que él ha puesto sobre tu vida por la sangre de Jesús, para que puedas caminar más plenamente en el poder y la unción del Espíritu. Abre tu corazón a Dios y déjalo hacer una gran obra en ti. Él está cerca, listo para formarte y moldearte para que seas un discípulo lleno de su increíble amor y motivado por él. Que esta semana puedas descubrir la gracia y la perspectiva de Dios al examinar tu vida a la luz de este poderoso pasaje de la Biblia.

Encontrando a Dios

Tener encuentros constantes y transformadores con Dios mientras estamos en esta tierra es fundamental para la vida cristiana. Nuestro Dios no nos ha dejado abandonados. A través del sacrificio de Jesús hemos sido llenos con el mismo Espíritu de Dios que anhela revelarnos diariamente la cercanía y el amor de nuestro Padre celestial. Nunca estamos solos. No hay donde podamos huir de la presencia de nuestro Dios. Que esta semana esté llena de encuentros transformadores con el Dios vivo mientras aprendemos qué es buscar el rostro de quien nos ha formado, nos conoce y nos ama incondicionalmente.

El Corazón de Dios se Encuentra con el Hombre

A lo largo de la Biblia vemos innumerables ejemplos de Dios encontrándose con el hombre e innumerables vidas siendo transformadas como resultado de esto. Estos ejemplos se encuentran en las Escrituras para estimular nuestra fe y para llenarnos con el deseo de encontrarnos con nuestro Creador. Cuando leemos acerca de la vida de David, debemos llenarnos de deseos de vivir como él, centrados en encontrarnos con nuestro Padre celestial. Cuando leemos acerca de Gedeón o Moisés, debemos anhelar conocer a nuestro Dios como ellos lo hicieron. Cuando leemos acerca de Jesús viniendo por nosotros o lo que sintió por la mujer sorprendida en adulterio, debemos responder buscando generar encuentros con nuestro Salvador. Cuando leemos acerca de Pentecostés y de la segunda venida de Jesús, debemos buscar la plenitud de la presencia de Dios que está disponible para nosotros en esta tierra como una preparación para la era venidera. Que esta semana tu corazón se llene de un sincero deseo de seguir encontrándote con Dios.