Introducción

Continuando con nuestra serie sobre las diferentes formas en que Dios nos habla a sus hijos, hoy vamos a analizar el papel de las Escrituras para escuchar a Dios. Las páginas de la Biblia contienen muchas historias sorprendentes de cómo Dios habló a su pueblo. En estas historias vemos el poder de un pueblo centrado en seguir el liderazgo de Dios, y la destrucción que tiene lugar cuando la gente sigue su propio camino.

Que Dios despierte nuestros corazones para escuchar su voz a través de las páginas de la Escritura hoy. Y que podamos alinear nuestros corazones con los principios que se encuentran en sus palabras.

Pasaje Bíblico

“No solo de pan vive el hombre, sino de todo lo que sale de la boca del Señor.” Deuteronomio 8:3

Adoración

Tu Palabra | TWICE MÚSICA

TWICE MÚSICA – Tu Palabra (Videoclip Oficial)

Videoclip de “Tu Palabra” del álbum Sesión Orgánica Vol. 4Hay tantas cosas en el mundo que atraen nuestra atención, que nos distraen; pueden ser cosas buenas…

Devocional

Deuteronomio 8:3 nos enseña que “No solo de pan vive el hombre, sino de todo lo que sale de la boca del Señor.” La Palabra del Señor, cuando se planta en buena tierra, produce frutos abundantes que dan vida. (Mateo 13:20-22). En la Biblia tenemos un festín que satisface los lugares más profundos de nuestros corazones y que ningún otro alimento o bebida jamás podría saciar.

Cuando abres tu Biblia, literalmente estás abriendo las palabras de Dios. La Biblia es la voz de Dios disponible para ti en cada momento, situación y problema que enfrentas. Puedes saber que Dios desea hablarte porque tienes en tu poder su voz a través de la Biblia. Dios desea revelarte su voluntad porque te ha dado su Espíritu para que te guíe “a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que dirá solo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir”. Juan 16:13.

Cuando lees la Biblia con la ayuda de tu maestro, el Espíritu Santo, la Biblia ya no es solo un libro escrito hace miles de años, sino una fuente de revelación que da vida. Lee la Biblia con oración, prestando atención a cualquier palabra, frase o idea que te llame la atención. Permite que Dios aplique las porciones bíblicas directamente a tu vida a través de su Espíritu. Y mientras lees, sométete a la palabra de Dios con un continuo “sí” en tu corazón. Elige ser un hacedor de la palabra para que seas bendecido en todo lo que haces (Santiago 1:22-25).

La palabra de Dios es impactante en la medida en que estés dispuesto a ser obediente. El poder de la Biblia se hace evidente a medida que te sometes a él diariamente. Así que hoy, mientras lees la palabra de Dios, pídele al Espíritu que destaque frases e ideas, sométete en obediencia a lo que dice la Escritura y sé un hacedor de la palabra. Dios está listo para hablarte. Él está preparado para sembrar la semilla de su voz donde sea que es bienvenido. Abre tu corazón a la palabra de Dios y permite que produzca el fruto de gozo, paz y propósito en tu vida.

Guía de Oración

1. Pregúntale al Espíritu qué debes leer hoy. Presta atención a cualquier cosa que tenga ganas de leer o elige entre Juan 17 o Proverbios 3. Medita en las frases, palabras o ideas que se destaquen para ti.

“No solo de pan vive el hombre, sino de todo lo que sale de la boca del Señor.” Deuteronomio 8:3

2. Sométete a la palabra de Dios. Permite que la Biblia sea la base de todos tus pensamientos, emociones y perspectivas. Permite que la palabra de Dios influya y transforme cualquier parte de tu vida que no se alinee con ella.

3. Ahora comprométete a seguir con cualquier acción que la palabra de Dios requiera. Pregúntale a Dios qué debes hacer con lo que te mostró. Elige ser un hacedor de la palabra.

“No se contenten solo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica. El que escucha la palabra, pero no la pone en práctica es como el que se mira el rostro en un espejo y, después de mirarse, se va y se olvida en seguida de cómo es. Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído, sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla”. Santiago 1:22-25

Lectura Complementaria

Si no estás acostumbrado a leer la palabra de Dios diariamente, busca un plan de lectura de la Biblia para que puedas leerla de manera consistente. Fuimos hechos para deleitarnos con las palabras vivificantes de la Biblia. La palabra de Dios no puede producir frutos abundantes en tu vida si no la estás consumiendo. Que tu día se transforme mientras buscas vivir en obediencia fiel a la palabra de Dios.

Lectura Complementaria: Proverbios 3