Tema de la Semana

Santiago 2:26 nos dice: “La fe sin obras está muerta”. Si queremos experimentar la plenitud de la vida que se nos ofrece a través de nuestra fe, debemos poner en práctica nuestras palabras. No debemos profesar amar a Dios los domingos y vivir como si él no estuviera presente, o como si no fuera real ni bueno el lunes. Que tu fe cobre vida esta semana mientras buscas ser un hacedor de la palabra.

Pasaje Bíblico

“Pues, como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta”. Santiago 2:26

Adoración

Sólo Jesús | Loren Pulido

Sólo Jesús – Loren Pulido [Only Jesus – Brian and Jenn Johnson; Bethel Music (Cover en Español)]

Only Jesus – Brian and Jenn Johnson; Bethel Music (Cover en Español) Espero que ésta traducción sea de bendición para todos ustedes… Estaré subiendo más pronto. 😀 Facebook: https://www.facebook.com/loren.pulido08/?ref=aymt_homepage_panel Instagram: https://www.instagram.com/lorenpulido/

Devocional

Dios ha diseñado la vida cristiana para que esté llena de acción aventurera y redentora, de una acción que es alimentada por el amor y la obra de Jesús en nuestras propias vidas. Tan grande es el amor de Dios por nosotros que dejó la gloria del cielo, se encarnó y destruyó el poder del pecado y la muerte con su sacrificio amoroso. El amor de Dios fue tan grande que se entregó por nosotros que no lo merecemos y que nunca podríamos recompensarlo, y anhela que su amor sea la base de todo lo que hacemos, pensamos y sentimos.

Como cristianos debemos reflejar el amor que se nos ha mostrado en Cristo a través de la forma en que ofrecemos compasión y amor a los que nos rodean. Dios nos ha designado como los únicos portadores de su mensaje de redención para todos. Él desea usarte para compartir y ejemplificar la esperanza que viene únicamente a través de la relación con él. El amor es más que una idea. El poder del amor de Dios viene a través de la acción. Viene a través de ayudar a un extraño, mostrando compasión y misericordia a los que te hacen daño, sirviendo a alguien sin esperar nada a cambio, y compartiendo la esperanza de Cristo a través de la palabra y la acción. Jesús demostró que el amor no es solo una idea: el amor hace.

Bob Goff defiende la causa de poner acción al amor en su libro Love Does (El Amor Hace). En él escribe: “Él le dice a la gente común como tú y yo que, en lugar de cerrar los ojos e inclinar la cabeza en reverencia, a veces Dios quiere que, en cambio, mantengamos los ojos abiertos a las personas necesitadas, hagamos algo al respecto e inclinemos toda nuestra vida ante Él”. En su libro, él articula un importante principio espiritual: tu fe nunca tuvo la intención de limitarse a escuchar. Tu fe nunca tuvo la intención de limitarse a una conversación. Santiago 2:18 nos dice: “Sin embargo, alguien dirá: ‘Tú tienes fe, y yo tengo obras’. Pues bien, muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré la fe por mis obras”.

¿Qué significa tu amor si no se demuestra? ¿Qué hubiera significado el amor de Dios si se hubiera quedado en el cielo y nunca hubiera sufrido por nosotros? ¿Cómo te sentirías con Dios si él hubiera podido salvar a toda la humanidad pero no lo hubiera hecho? Jesús hubiera estado totalmente justificado para permanecer en su trono. Dios hubiera estado completamente justificado para eliminar a la humanidad y comenzar de nuevo cada vez que elegimos ídolos en lugar de él. Pero en cambio puso acción a su amor por nosotros. Él cometió el más increíble acto de amor posible al enviar a su Hijo a morir por ti y por mí. Jesús no solo habló sobre el amor. Su amor se demostró en cada chasquido del látigo en su espalda, en cada palabra burlona, ​​en cada clavo que le atravesó el cuerpo y en cada jadeo insoportable de aire en el que oró por nosotros en lugar de terminar con la tortura. Él vivió su amor por ti y por mí, y nos llama a hacer lo mismo. 1 Juan 4: 9-11 dice:

“Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados. Queridos hermanos, ya que Dios nos ha amado así, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros”.

Pasa tiempo con Dios hoy y pregúntale cómo puedes poner tu fe en acción. ¿De qué manera se te ha demostrado el amor de Dios? ¿De qué manera puedes compartir con quienes te rodean el increíble regalo que se te ha dado? A menudo pensamos en las cosas grandes: llevar a alguien a Jesús o vender todo lo que tenemos. Pero poner tu fe en las obras podría ser tan simple como una llamada telefónica, una comida cocinada, una palabra amable o un abrazo. No importa lo que Dios te muestre, elige vivir la vida como un creyente cuya fe y obras están atadas, trayendo la redención a un mundo desesperadamente necesitado de la gracia de Dios.

Guía de Oración

1. Tómate un minuto para meditar en el amor de Dios puesto en acción. Elige hacer de Jesús tu ejemplo.

“Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados. Queridos hermanos, ya que Dios nos ha amado así, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros”. 1 Juan 4:9-11

2. Ahora pregúntale a Dios cómo te pondría hoy en acción para amar. ¿Qué puedes hacer para mostrar el amor del Padre a quienes te rodean?

“Pues, como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta”. Santiago 2:26

3. Pídele al Espíritu que te llene con la fuerza y ​​el coraje para hacer las obras que ha planeado para ti hoy en amor. Deja que te dé poder con su presencia.

Lectura Complementaria

El Espíritu Santo anhela ayudarte a conectarte con Dios y vivir del fruto de tu relación. Él anhela capacitarte para amar a los demás. Por su poder y gracia puedes hacer cosas increíbles, eternas e impactantes durante tu tiempo en la tierra. Eres el hijo de Dios, hecho a su imagen y lleno del mismo Espíritu que resucitó a Cristo de entre los muertos. Apóyate en Dios, pídele ayuda y ten el coraje de someterte a su guía hoy.

Lectura Complementaria: Santiago 2