Tema de la Semana

El concepto bíblico de ser pobre en espíritu es fundamental para todos los aspectos de la vida cristiana. Es fundamental para la salvación tener un reconocimiento a nivel del corazón de nuestra necesidad de un Salvador. Es fundamental para experimentar el amor de Dios reconocer nuestra gran necesidad de amor. Es fundamental para la paz y la alegría celestial reconocer que este mundo realmente no nos ofrece ninguna de las dos cosas. Si queremos todo lo que Dios ofrece en su gracia, debemos ser pobres de espíritu como un estilo de vida. Que experimentes más de la profundidad del amor de Dios esta semana a medida que descubres el deseo de Dios de ministrar a aquellos que están desesperados por él.

Pasaje Bíblico

Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad”. 2 Corintios 12:9

Adoración

No Hay Lugar Más Alto | Miel San Marcos, Christine D’Clario & Marcos Brunet

‘ADORACIONES No hay lugar más alto’ Christine D’Clario feat Miel San Marco Marcos brunet

Descargalo en Mp3 desde aquí: http://raboninco.com/1t3vWDescargalo en Mp4 desde aquí: http://raboninco.com/1vlqVEncuentranos en Facebook: http://raboninco.co…

Devocional

Cuando vivimos pobres en espíritu, nos posicionamos para recibir la gracia ilimitada de nuestro Padre celestial. Ser pobre en espíritu es, por definición, reconocer nuestra necesidad inmensa y total de la ayuda de Dios. Y a lo largo de la Biblia, Dios declara que su corazón es para aquellos que reconocen su necesidad de él. Isaías 66:2 dice: “Fue mi mano la que hizo todas estas cosas; fue así como llegaron a existir —afirma el Señor—. Yo estimo a los pobres y contritos de espíritu, a los que tiemblan ante mi palabra”. La gracia de Dios es para los pobres en espíritu.

Pablo demostró esta verdad en 2 Corintios 12:9 donde Dios le dijo: Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad”. Y mostrando la respuesta correcta a la verdad de Dios, Pablo dice: “Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo”. Anhelo el poder de Cristo en mi vida. Anhelo vivir enteramente por su gracia perfecta. Y la Biblia nos declara a ti ya mí hoy que la forma en que accedemos a la plenitud de la gracia de Dios es viviendo pobres en espíritu. Debemos abrir los ojos para ver el verdadero estado de nuestra salud espiritual, no en comparación con otros, sino en comparación con Jesús. Debemos permitir que una revelación de nuestra depravación espiritual nos lleve a un reconocimiento continuo de nuestra necesidad de la gracia de Dios.

La verdad es que ser cualquier cosa menos pobre en espíritu es vivir bajo una falsa pretensión, es vivir una mentira. Nuestra humanidad grita de nuestra depravación. Nuestras debilidades son vastas y claramente visibles. Pero la sociedad nos dice que tenemos que trabajar para cubrir nuestro desorden. Incluso la iglesia a menudo valora la apariencia por encima de la realidad. En lugar de ser un hospital para los débiles, necesitados y espiritualmente depravados, la iglesia es a menudo un club donde solo los que hablan la jerga, se visten adecuadamente, huelen bien y nunca hablan de sus problemas se sienten bienvenidos.

“Dichosos los pobres en espíritu, porque el reino de los cielos les pertenece” (Mateo 5:3). Acomodarse a las camarillas de este mundo no es nada en comparación con tener una vida abundante llena de la gracia ilimitada de Dios. Recibir una palmada en la espalda por parte del mundo por parecer que tengo toda mi vida en orden no es nada en comparación con la libertad de presentarse ante Dios de manera abierta y honesta.

Santiago 4:6 simplemente declara: “[Dios] da gracia a los humildes”. Seamos de los que tienen el coraje de vivir honestamente. Que tengamos la valentía de mirarnos a nosotros mismos para ver quiénes somos realmente con todas nuestras faltas, debilidades, pecado, orgullo y una inmensa necesidad de ayuda. Que podamos descubrir la riqueza de la vida que tenemos disponible solo en la gracia de un Dios que ama todo, que acepta a los pecadores y que da ayuda.

Guía de Oración

1. Medita sobre la importancia de ser pobre de espíritu para recibir la gracia de Dios.

“Fue mi mano la que hizo todas estas cosas; fue así como llegaron a existir —afirma el Señor—. Yo estimo a los pobres y contritos de espíritu, a los que tiemblan ante mi palabra”. Isaías 66:2

“Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes”. Santiago 4:6

“En cambio, el recaudador de impuestos, que se había quedado a cierta distancia, ni siquiera se atrevía a alzar la vista al cielo, sino que se golpeaba el pecho y decía: ‘¡Oh Dios, ten compasión de mí, que soy pecador!’. Les digo que este, y no aquel, volvió a su casa justificado ante Dios. Pues todo el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido”. Lucas 18:13-14

2. Echa un vistazo honesto a ti mismo. Toma en cuenta tus pensamientos, emociones y acciones. Compara el estado de tu vida con el llamado de Dios de parecerse a Jesús.

“Y a mí, pobre y necesitado, quiera el Señor tomarme en cuenta. Tú eres mi socorro y mi libertador; ¡no te tardes, Dios mío!”. Salmo 40:17

3. Acude ante tu amoroso Padre celestial declarando abierta y honestamente tu necesidad de su gracia. Descansa en su presencia amorosa y deja que te revele cuán profundamente te disfruta tal y como eres. Descubre que su gracia te encuentra en cada punto de necesidad, pecado y debilidad.

Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad”. 2 Corintios 12:9

Lectura Complementaria

En 1 Corintios 15:10 Pablo dice: “Pero por la gracia de Dios soy lo que soy, y la gracia que él me concedió no fue infructuosa. Al contrario, he trabajado con más tesón que todos ellos, aunque no yo, sino la gracia de Dios que está conmigo”. Ser pobre en espíritu es lograr mucho más de lo que podrías lograr con tu propia fuerza. Ser pobre de espíritu nunca debe resultar en lentitud o falta de buenas obras. Más bien, te posiciona para recibir la gracia de Dios, por lo que tus obras pasan a ser de naturaleza eterna y a estar llenas de la unción y el poder de tu amoroso, cercano Padre celestial. Que vivas hoy totalmente por la gracia de Dios y que la ayuda del Espíritu Santo sea constante y tangible.

Lectura Complementaria: Salmo 40 o ve el video de el Proyecto La Biblia en Salmos.