Introducción

El concepto bíblico de ser pobre en espíritu es fundamental para todos los aspectos de la vida cristiana. Es fundamental para la salvación tener un reconocimiento a nivel del corazón de nuestra necesidad de un Salvador. Es fundamental para experimentar el amor de Dios reconocer nuestra gran necesidad de amor. Es fundamental para la paz y la alegría celestial reconocer que este mundo realmente no nos ofrece ninguna de las dos cosas. Si queremos todo lo que Dios ofrece en su gracia, debemos ser pobres de espíritu como un estilo de vida. Que experimentes más de la profundidad del amor de Dios esta semana a medida que descubres el deseo de Dios de ministrar a aquellos que están desesperados por él.

Pasaje Bíblico

“Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas”. Mateo 6:33

Adoración

Precioso Jesús | Música Cristiana

Música Cristiana / Precioso Jesús

Música Cristiana – Precioso Jesús Música Cristiana – Precioso Jesús Música Cristiana – Precioso Jesús No queremos perder la oportunidad de recomendarte estos…

Devocional

Ser pobre en espíritu es buscar riqueza en el cielo en lugar de en las cosas del mundo. Jesús dice en Mateo 5:3: “Dichosos los pobres en espíritu, porque el reino de los cielos les pertenece”. No tenemos ninguna razón para ser pobres en espíritu si estamos tras el mundo. El mundo no premia a quienes reconocen sus debilidades. El mundo no respeta ni honra a quienes son abiertos y honestos acerca de su quebrantamiento. Pero Dios dice en Proverbios 29:23: “El altivo será humillado, pero el humilde será enaltecido”. Buscar la riqueza en el cielo y el honor de parte del Único, el verdadero Dios nos obliga a vivir a la luz del hecho de que somos polvo. Dios recompensa solo a aquellos que obedecen su mandato de ser pobres en espíritu.

La Biblia es clara en que nuestras acciones aquí en la tierra afectan nuestra vida eterna. Jesús dice en Mateo 6:19-21, 24:

“No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón… Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas”.

Jesús no está diciendo en Mateo 6 que no debemos tener ninguna forma de dinero aquí en la tierra. Dios conoce nuestras necesidades, y en la siguiente sección de la Biblia nos dice que no temamos por ellas porque promete proporcionarlas (Mateo 6: 31-32). Lo que está diciendo se resume en Mateo 6:33: “Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas”.

Ser pobre en espíritu en la tierra es ser rico en el cielo. Dios honra y bendice a aquellos que viven de acuerdo con sus mandatos en lugar de buscar placer en el mundo. El Salmo 113:7-8 dice: “Él levanta del polvo al pobre y saca del muladar al necesitado; los hace sentarse con príncipes, con los príncipes de su pueblo”. Cuando buscamos riquezas terrenales, ésta muere con nosotros. Pero cuando vivimos en la verdad, reconociendo que somos polvo y que todas las actividades mundanas son fugaces y locas, todo lo que queda es entregar nuestro corazón a Dios.

Tómate un tiempo hoy para evaluar si estás buscando las cosas del mundo o si tu corazón está dedicado exclusivamente al reino de Dios. Evalúa si está buscando la satisfacción de tu necesidad espiritual o tratando de llenar los vacíos en tu vida con éxito terrenal y compromete tu corazón solo al Señor para que puedas recibir una recompensa celestial que te satisfaga por toda la eternidad. Dios anhela bendecir a sus hijos. Él desea proveer abundantemente para todas sus necesidades, tanto aquí en la tierra como en el cielo. Pero la entrada a ambos es estrecha y requiere que seas pobre en espíritu. Que hoy tu corazón sea enteramente de Dios mientras buscas satisfacción y provisión solo en él.

Guía de Oración

1. Medita en el valor de buscar el reino de Dios por encima de todo. Permite que la Biblia te indique la postura que debe tener tu corazón para ser pobre en espíritu.

“No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”. Mateo 6:19-21

“Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas”. Mateo 6:33

“Dichosos los pobres en espíritu, porque el reino de los cielos les pertenece”. Mateo 5:3

2. ¿De qué manera estás buscando las cosas del mundo por sobre el reino de Dios? ¿De qué manera estás intentando parecer espiritualmente rico en lugar de pobre en espíritu? ¿De qué maneras estás buscando riqueza aquí en lugar de en el cielo?

“Cuando oren, no sean como los hipócritas, porque a ellos les encanta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que la gente los vea. Les aseguro que ya han obtenido toda su recompensa”. Mateo 6:5

3. Tómate un tiempo para confesarle a Dios cualquier búsqueda del mundo y recibir su perdón. Pídele que te muestre cómo tu trabajo y tus relaciones encajan en buscar primero su reino. Confía todas sus finanzas, amigos y familia a él.

Lectura Complementaria

La Biblia habla con mucha fuerza sobre la riqueza terrenal porque puede ser muy tentadora y porque conlleva un falso sentido de satisfacción. Es muy fácil para nuestros corazones envolverse en las cosas de este mundo cuando están disponibles para nosotros. El éxito terrenal y la riqueza son tan atractivos. Pero si nos damos tiempo para descubrir la riqueza de afecto, satisfacción, gozo, paz y propósito que se encuentran solo en la búsqueda del reino de Dios, las cosas de este mundo comienzan a tener una perspectiva correcta. ¿Qué es la riqueza aquí en comparación con la recompensa eterna que nos da Dios mismo? ¿Qué es el placer mundano en comparación con el honor y la bendición del Rey de reyes? Haz hoy un espacio para simplemente disfrutar de Dios para que todas las demás actividades puedan encajar en su lugar a la luz de su amor incondicional y de su deseo de bendecirte.

Lectura Complementaria: Mateo 6 o ve el video de el Proyecto La Biblia en Mateo 1-13.