Introducción

En un mundo que nos golpea, la alegría puede parecer muy escasa. Pero las Escrituras están llenas de palabras de aliento y nos dicen que hay un gozo disponible en Dios que trasciende el dolor y el sufrimiento de este mundo. Esta semana, vamos a dedicar un tiempo cada día a abrir nuestros corazones y recibir el gozo del Padre, para que podamos ser hijos marcados por la alegría del cielo. Que descubras la mayor porción de alegría disponible para ti a través del Espíritu al acercarte al corazón de tu Padre amoroso.

Apple Podcasts Spotify

Pasaje Bíblico

“No estén tristes, pues el gozo del Señor es nuestra fortaleza”. Nehemías 8:10

Adoración

Dios de Paz | Samuel Adrián

Samuel Adrián – Dios de paz – Prince of Peace (Cover en Español) – Hillsong United

Esta canción de Hillsong me hace reflexionar en la fidelidad de Dios, tómate unos minutos para escuchar esta traducción y meditar en el mensaje que contiene….

Devocional

La fuerza que proviene de la alegría de una relación restaurada con nuestro Padre celestial es diferente a cualquier otra fuerza que podamos encontrar en nosotros mismos. El gozo del Señor es incesante, inquebrantable y poderoso. Viene de un lugar de paz interna con Dios y no de las circunstancias externas y fugaces, y está totalmente disponible para nosotros a través del sacrificio de Jesucristo nuestro Señor. Que seamos un pueblo marcado por la alegría de nuestro Padre celestial al permitirle que venga hoy y llene nuestras vidas con su poderosa presencia.

Nehemías 8 revela el deseo de Dios de establecer la alegría en la base de nuestra decisión de seguirlo. En este pasaje la nación de Israel acababa de reconstruir los muros alrededor de Jerusalén y estaba aprendiendo nuevamente lo que era vivir en obediencia a la palabra de Dios. Cuando Esdras abre la palabra de Dios, la gente cae de rodillas con tristeza y se avergüenza por su desobediencia. Y en respuesta a sus lágrimas, Nehemías proclama al pueblo de Dios: “Coman bien, tomen bebidas dulces y compartan su comida con quienes no tengan nada, porque este día ha sido consagrado a nuestro Señor. No estén tristes, pues el gozo del Señor es nuestra fortaleza” (Nehemías 8:10). Dios desea que la alegría sea la base de la relación con él. Él anhela que seamos un pueblo marcado por la alegría que solo puede provenir de una relación restaurada con nuestro Creador. Su alegría es ser nuestra fortaleza.

La verdadera imagen de la fuerza aquí en la tierra es la alegría total que proviene de la dependencia de nuestro Padre celestial. El Salmo 16:8-11 dice: Siempre tengo presente al Señor; con él a mi derecha, nada me hará caer. Por eso mi corazón se alegra, y se regocijan mis entrañas; todo mi ser se llena de confianza. No dejarás que mi vida termine en el sepulcro; no permitirás que sufra corrupción tu siervo fiel. Me has dado a conocer la senda de la vida; me llenarás de alegría en tu presencia, y de dicha eterna a tu derecha”. Es solo en la absoluta dependencia que el Señor puede trabajar completamente en y a través de nosotros. Es solo al ponerlo siempre delante de nosotros que seremos totalmente fortalecidos por la alegría que proviene de la relación con él. Y es solo en la búsqueda continua de su presencia que descubriremos la plenitud de la alegría y el placer como nuestra porción como sus hijos.

Dios quiere ser tu fortaleza hoy. Él quiere plantarte y arraigarte en su inquebrantable alegría. Él anhela guiarte a las aguas tranquilas y hacer una gran obra en tu corazón para aumentar tu capacidad de tener su alegría. Proverbios 17:22 dice: “Gran remedio es el corazón alegre, pero el ánimo decaído seca los huesos”. Que hoy descubras la poderosa medicina de la alegría al entrar en un tiempo de oración guiada.

Guía de Oración

1. Medita en la fuerza que viene solo de la alegría. Permite que la Biblia te llene con el deseo de tener más del gozo que hay disponible para ti en Dios.

“Porque el reino de Dios no es cuestión de comidas o bebidas, sino de justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo”. Romanos 14:17

Luego Nehemías añadió: ‘Ya pueden irse. Coman bien, tomen bebidas dulces y compartan su comida con quienes no tengan nada, porque este día ha sido consagrado a nuestro Señor. No estén tristes, pues el gozo del Señor es nuestra fortaleza”. Nehemías 8:10

“Siempre tengo presente al Señor; con él a mi derecha, nada me hará caer. Por eso mi corazón se alegra, y se regocijan mis entrañas; todo mi ser se llena de confianza. No dejarás que mi vida termine en el sepulcro; no permitirás que sufra corrupción tu siervo fiel. Me has dado a conocer la senda de la vida; me llenarás de alegría en tu presencia, y de dicha eterna a tu derecha”. Salmo 16:8-11

2. ¿Qué preocupación, pensamiento o carga hoy te está impidiendo la plenitud de la alegría? ¿En qué área de tu vida necesitas rendirte para vivir en total dependencia de tu Padre celestial? ¿Dónde está Dios queriendo llenarte con su abundante alegría hoy?

“Gran remedio es el corazón alegre, pero el ánimo decaído seca los huesos”. Proverbios 17:22

3. Entrega cada área de tu vida en las sabias manos de Dios y entra en el gozo que proviene de la relación de dependencia con tu Creador. Descansa en su pacífica presencia y deja que te llene de alegría desbordante. Pídele que te guíe a una vida más feliz y que te libere de cualquier vínculo que te impida experimentar todo lo que tiene para ti.

“El Señor es mi fuerza y mi escudo; mi corazón en él confía; de él recibo ayuda. Mi corazón salta de alegría, y con cánticos le daré gracias”. Salmo 28:7

“Ustedes saldrán con alegría y serán guiados en paz. A su paso, las montañas y las colinas prorrumpirán en gritos de júbilo y aplaudirán todos los árboles del bosque”. Isaías 55:12

Lectura Complementaria

Que la oración de Pablo a los Colosenses sea hoy tu búsqueda mientras buscas vivir en la plenitud de la vida por la que Jesús murió:

“Fortalecidos en todo sentido con su glorioso poder. Así perseverarán con paciencia en toda situación”. Colosenses 1:11

Lectura Complementaria: Nehemías 8 o ve el video de el Proyecto La Biblia en Esdras-Nehemías.