Tema de la Semana

Como hijos del Dios Altísimo debemos estar marcados por una alegría contagiosa e incesante. A través del Espíritu Santo tenemos acceso a un suministro interminable de alegría que proviene de la relación restaurada con nuestro Padre celestial. Dios anhela llenarnos con su gozo para que podamos vivir la vida abundante por la que murió Jesús. Desea hacernos hijos a imagen de nuestro Padre para que podamos compartir su alegría sin fin en un mundo sin esperanza. Que esta semana puedas descubrir la mayor porción de gozo que hay disponible para ti a través del Espíritu, al encontrarte con el corazón de tu Padre.

Pasaje Bíblico

“El que con lágrimas siembra, con regocijo cosecha. El que llorando esparce la semilla, cantando recoge sus gavillas”. Salmo 126:5-6

Adoración

Por Siempre | Bethel Music En Español

Por Siempre (Ever Be) – Kalley Heiligenthal | Bethel Music En Espanol

Kalley Heiligenthal canta Por Siempre (Ever Be) en su nuevo álbum: Bethel Music En Espanol VICTORY Album Available everywhere now: Spotify | https://bethelmusic.lnk.to/VictoryID/spotify Itunes | https://bethelmusic.lnk.to/VictoryID/itunes Apple Music | https://bethelmusic.lnk.to/VictoryYC/applemusic Amazon | https://bethelmusic.lnk.to/VictoryYC/amazon Subscribe for the latest videos and songs: http://bit.ly/BMsubscribe Visit VICTORY website: bethelmusic.com/victory Stay Connected: Instagram | https://www.instagram.com/bethelmusic/

Devocional

La alegría del Señor que tenemos disponible en el Espíritu Santo trasciende todas las circunstancias, relaciones y posesiones. Es una alegría interna en nuestros corazones alimentada por la fuente de alegría que el Padre tiene hacia nosotros. Dios anhela convertirnos en un pueblo marcado por su alegría; desea que sepamos lo emocionado que está de ser nuestro Padre. Él anhela hacernos un pueblo alegre en cualquier circunstancia y momento. 1 Pedro 1:6-9 dice:

“Esto es para ustedes motivo de gran alegría, a pesar de que hasta ahora han tenido que sufrir diversas pruebas por un tiempo. El oro, aunque perecedero, se acrisola al fuego. Así también la fe de ustedes, que vale mucho más que el oro, al ser acrisolada por las pruebas demostrará que es digna de aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo se revele. Ustedes lo aman a pesar de no haberlo visto; y, aunque no lo ven ahora, creen en él y se alegran con un gozo indescriptible y glorioso, pues están obteniendo la meta de su fe, que es su salvación”.

Podemos tener gozo en medio de la prueba y la tribulación porque tenemos una fe genuina de que esta vida no es todo lo que hay. Nuestra esperanza va mucho más allá de los límites de esta era fugaz de pecado y separación de Dios y mira hacia el día en que viviremos en una relación perfecta, cara a cara con nuestro Creador. Cada prueba y tribulación es una oportunidad para aferrarnos a la verdad de que este mundo no es nuestro hogar y para estar llenos de alegría al pensar en lo que nos espera al otro lado de esta vida.

Santiago 1:2-4 dice: “Hermanos míos, considérense muy dichosos cuando tengan que enfrentarse con diversas pruebas, pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada”. Si bien Dios puede no causar las diversas pruebas a las que nos enfrentamos, sin duda las usa para hacer que nuestra alegría encuentre su origen solo en él. Nuestro Padre celestial sabe que, si colocamos nuestra alegría en las circunstancias fugaces y volubles, nuestras vidas serán una montaña rusa emocional en lugar de un reflejo de cuán consistentemente bueno es él.

Tu Padre celestial tiene un corazón compasivo hacia los problemas que enfrentas. Él no desea solo que actúes o que intentes tener la fe de que todo estará bien. Él desea encontrarse contigo en el centro mismo de tu prueba y llenarte de una alegría abundante enraizada solo en su amor. Él quiere guiarte a través de las épocas difíciles de la vida que intentan robarte la porción de alegría que tienes asignada. Él anhela hacer que tu fe sea firme y segura para que puedas enfrentar las tribulaciones de este mundo con alegría. Corre a tu Padre hoy con cada carga y problema. Pídele que te guíe a aguas tranquilas para que tu alma pueda ser restaurada, y recibe toda la alegría que anhela darte al encontrar su profundo y poderoso amor por ti.

Guía de Oración

1. Medita en el deseo de Dios de llenarte de alegría en cualquier circunstancia.

“El que con lágrimas siembra, con regocijo cosecha. El que llorando esparce la semilla, cantando recoge sus gavillas”. Salmo 126:5-6

“Hermanos míos, considérense muy dichosos cuando tengan que enfrentarse con diversas pruebas, pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada”. Santiago 1:2-4

2. ¿A qué prueba o tribulación te enfrentas que Dios desea utilizar para fortalecer tu fe con alegría? ¿Dónde quiere Dios conocerte hoy para que puedas vivir con la alegría de su amor en lugar del peso del mundo?

3. Pídele a Dios que te guíe hacia la fuente de alegría para tu circunstancia en particular. Pídele al Espíritu Santo que te dé una perspectiva adecuada sobre tu vida. Abre tu corazón y permite que Dios venga y te ame donde estás.

Devuélveme la alegría de tu salvación; que un espíritu obediente me sostenga”. Salmo 51:12

Lectura Complementaria

Que las palabras de la Madre Teresa te impulsen hoy hacia un estilo de vida de alegría:

“La alegría es oración, la alegría es fuerza, la alegría es amor, la alegría es una red de amor mediante la cual puedes atrapar almas. Dios ama al que da con alegría. El que da con alegría, da más. La mejor manera de mostrar nuestra gratitud a Dios y a la gente es aceptar todo con alegría. Un corazón alegre es el resultado inevitable de un corazón ardiendo de amor. Nunca dejes que nada te llene de tanto dolor que te haga olvidar el gozo del Cristo resucitado”.

Lectura Complementaria: Santiago 1 o ve el video de el Proyecto La Biblia en Santiago.