Introducción

Mientras exploramos la simplicidad del amor durante esta semana, hoy nos centraremos en cómo el amor de Dios nos ha redimido. Hay una cita increíble de Brennan Manning que dice: “Al amarme, me hiciste digno de amor”. Y ese es básicamente el concepto que vamos a desarrollar hoy. El amor de Dios ha llegado y nos ha dado significado, belleza, redención y propósito. Es a través del amor de Dios que nos convertimos en hijos e hijas; nos convertimos en santos. Espero que hoy abras tu corazón a este amor que cambia la vida, y que nunca vuelvas a ser el mismo.

Apple Podcasts Spotify

Pasaje Bíblico

“Porque en él hay amor inagotable; en él hay plena redención”. Salmo 130:7

Adoración

Desde Tu Amor | Tu Reino Aquí

Desde Tu Amor- Tu Reino Aqui (United Pursuit Cover) / Since Your Love ( Brandon Hampton) En Español

Cover de Since Your Love ( Brandon Hampton) united PursuitLETRA TRADUCIDA Eres la luz la voz que estaguiándome tu eres mi canciónEres mi amor no hay nadie m…

Devocional

La redención eterna que nos ofrece el poderoso sacrificio de Jesús es una demostración maravillosa y vivificante del amor incondicional e inmutable de Dios. He pasado gran parte de mi vida sintiéndome condenado. Considero mis pensamientos, acciones, reacciones y fracasos y aplico mi perspectiva condenatoria a mi percepción de mi Padre celestial. Pero en realidad, él me ha demostrado fielmente su amor abrumador a través de la obtención de mi redención. En realidad, él verdaderamente me ama tal como soy, incluso con todas mis faltas y fallas.

Colosenses 1:19-22 dice:

“Porque a Dios le agradó habitar en él con toda su plenitud y, por medio de él, reconciliar consigo todas las cosas, tanto las que están en la tierra como las que están en el cielo, haciendo la paz mediante la sangre que derramó en la cruz. En otro tiempo ustedes, por su actitud y sus malas acciones, estaban alejados de Dios y eran sus enemigos. Pero ahora Dios, a fin de presentarlos santos, intachables e irreprochables delante de él, los ha reconciliado en el cuerpo mortal de Cristo mediante su muerte”. 

Dios nos ve a ti y a mí como santos, intachables”. A través de su amor, hemos sido totalmente redimidos: hemos sido puestos ante el Dios cuyas perspectivas y creencias son verdaderas por encima de todo lo demás. Cuando él dice que somos redimidos, esa verdad ahora está destinada a ser la base de todo lo que pensamos, creemos y hacemos.

El Salmo 130:7 dice: “Así tú, Israel, espera al Señor. Porque en él hay amor inagotable; en él hay plena redención”. Tú y yo somos redimidos más allá de todo lo que hacemos. Somos hechos santos más allá de cualquier habilidad inherente o dignidad que poseemos. El deseo apasionado de Dios por tener una relación restaurada con nosotros hizo que él asegurara lo que tú y yo nunca podríamos alcanzar por nuestra cuenta: la redención eterna de todos los que creen en Jesucristo.

Entonces, ¿qué significa para ti ser redimido? ¿Qué efecto tiene la redención en tu día de hoy? 1 Pedro 1:14-15 dice: “Como hijos obedientes, no se amolden a los malos deseos que tenían antes, cuando vivían en la ignorancia. Más bien, sean ustedes santos en todo lo que hagan, como también es santo quien los llamó”. Vive tu vida hoy a la luz de la redención asegurada para ti por Jesús. Permite que el Espíritu Santo realice una obra poderosa y que te ayude a vivir hoy de manera diferente a como lo has hecho ayer. Tus fallas y debilidades pasadas no te definen. Tus ideas erróneas y pecados de hoy pueden ser perdonados, sanados y transformados en este instante. Jesús despejó el camino para que vivas una vida digna del llamado que has recibido (Efesios 4:1). Todo lo que se requiere de ti es creer, confiar, abrir tu corazón a Dios y vivir hoy en la comunión constante que Dios desea contigo. Que tu día de hoy se llene de la transformación vivificante y la libertad que vienen al vivir a la luz de tu redención.

Guía de Oración

1. Medita en la redención asegurada para ti por el poderoso sacrificio de Jesús.

“En él tenemos la redención mediante su sangre, el perdón de nuestros pecados, conforme a las riquezas de la gracia”. Efesios 1:7

“Así tú, Israel, espera al Señor. Porque en él hay amor inagotable; en él hay plena redención”. Salmo 130:7

“Entró una sola vez y para siempre en el Lugar Santísimo. No lo hizo con sangre de machos cabríos y becerros, sino con su propia sangre, logrando así un rescate eterno”. Hebreos 9:12

2. ¿En qué áreas los pecados, las mentiras, los fracasos pasados ​​o las heridas han estado causando que vivas separado de tu redención? ¿En qué aspectos tu vida se pareció más al mundo que al cielo? Confiesa esos pecados y tu necesidad del perdón, de la transformación y de la presencia de Dios.

“Por tanto, para que sean borrados sus pecados, arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor”. Hechos 3:19

“Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad”. 1 Juan 1:9

3. Recibe el perdón de Dios. Pasa un tiempo abriendo tu corazón y recibiendo su presencia.

Si tú, Señor, tomaras en cuenta los pecados, ¿quién, Señor, sería declarado inocente? Pero en ti se halla perdón, y por eso debes ser temido”. Salmo 130:3-4

“‘Yo mismo iré contigo y te daré descanso’ —respondió el Señor”. Éxodo 33:14

Lectura Complementaria

Nuestro Padre celestial es totalmente paciente con nosotros mientas aprendemos a vivir de este increíble regalo de la redención. Él es perfectamente bueno y perdonador cuando venimos a él y confesamos nuestro pecado, y tiene un plan perfecto todos los días para nuestra transformación, sanación y libertad si simplemente hacemos espacio en nuestras vidas para pasar tiempo con él y recibir todo lo que tiene para dar. Que nosotros, como cuerpo de Cristo, aprendamos lo que es vivir a la luz de la herencia gloriosa de la redención, la libertad y la vida abundante que la sangre preciosa de Jesús nos ha otorgado.

Lectura Complementaria: 1 Pedro 1 o ve el video de el Proyecto La Biblia en 1 Pedro.