Tema de la Semana

No fuimos creados para depositar nuestra confianza a la ligera. Valoramos la confianza como valoramos nuestras propias vidas, examinando constantemente a los demás para ver si son dignos de nuestra confianza. Sin embargo, fuimos hechos vivir nuestra la vida con ayuda, para depositar nuestra confianza en aquello que nos proporcionará más vida, alegría y paz. Oro para que esta semana tú y yo descubramos cuán confiable es nuestro Padre celestial. Oro para que voluntariamente entreguemos el control de nuestras vidas a un Dios capaz, amoroso y cercano. Y oro también para que experimentemos la vida abundante que solo se puede lograr al depositar nuestra confianza en un Dios que renuncia a todo por relacionarse con nosotros.

Pasaje Bíblico

“He sido joven y ahora soy viejo, pero nunca he visto justos en la miseria, ni que sus hijos mendiguen pan. Prestan siempre con generosidad; sus hijos son una bendición”. Salmo 37:25-26

Adoración

Provisión | Eden Adoración

Provision

Tema: Provisión Letra y Música: Edén Adoración Voz Líder: Damaris Calviño www.edenadoracion.com Estrofa: Intro: G C Em7 C G En la casa de mi Padre C Tengo provisión Em7 Dulce paz C Abundante amor G Cuando estoy en tus brazos C Se quien soy Em7 D Soy hijo, soy amado

Devocional

Servimos a un Dios que nos proporciona abundantemente todo lo que podamos necesitar. Hay tantos pasajes en la Biblia sobre la promesa de provisión de Dios. Hay tantas historias de cómo Dios se abrió paso cuando su gente lo necesitó y les proporcionó en abundancia. Tenemos un buen Padre que anhela que sus hijos experimenten la paz y la alegría que proviene de confiar en su deseo de proveer.

El famoso Salmo 23 comienza de una manera que ilustra perfectamente el corazón de alguien que confía en Dios. El Salmo 23:1 dice: “El Señor es mi pastor, nada me falta”. Deja que esas palabras se hundan por un segundo. ¿Cómo sería pasar la vida con la paz y la seguridad que vienen de creer de todo corazón que “nada me falta”? ¿Cómo abordaría el trabajo, las finanzas y las relaciones si supiera que nada me faltaría?

Hoy tienes a tu disposición abundante paz y seguridad si confías en la promesa de tu Padre celestial de proporcionarte todo lo que necesitas. Él es un Dios de gracia que te ama. Nada te faltará en esta vida ni por toda la eternidad.

Permite que estos pasajes aviven tu fe y confianza en tu Padre celestial: “He sido joven y ahora soy viejo, pero nunca he visto justos en la miseria, ni que sus hijos mendiguen pan. Prestan siempre con generosidad; sus hijos son una bendición(Salmo 37:25-26).Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas?(Mateo 6:26). “Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19).

Una gran parte de confiar en Dios en el área de la provisión es alinear tus deseos con los suyos. Confía en que él te proporcionará la mejor vida que puedas vivir. No importa si provee abundantemente o no a los ojos del mundo. Él es un Padre perfecto y amoroso que tiene planes absolutamente perfectos para ti. Si realmente lo buscas y confías en él con todo tu corazón, vivirás la mejor vida que puedas vivir. Él sabe lo que necesitas. Él conoce los deseos dentro de ti. Deja de buscar en el mundo ejemplos de cómo debería ser tu vida y busca su voluntad por encima de todo. Busca amarlo y ser amado por él como lo mejor de la vida y todo lo demás caerá en su lugar. Que hoy tu vida esté marcada por la abundante provisión de tu amoroso Padre en todas las áreas a medida que depositas tu confianza en él.

Guía de Oración

1. Medita en el deseo de Dios de proveerte abundantemente. Permite que la Biblia avive la confianza en la provisión de Dios.

“El Señor es mi pastor, nada me falta”. Salmo 23:1

Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas?Mateo 6:26

“He sido joven y ahora soy viejo, pero nunca he visto justos en la miseria, ni que sus hijos mendiguen pan. Prestan siempre con generosidad; sus hijos son una bendición”. Salmo 37:25-26

2. ¿En qué áreas no estás experimentando la paz que viene de confiar en la provisión de tu Padre celestial? ¿En qué otro lugar estás buscando, fuera de donde se encuentra lo mejor para ti? ¿En qué aspectos estás mirando al mundo como tu ejemplo de lo que es una buena vida en lugar de buscar lo que Dios desea?

“Manténganse libres del amor al dinero, y conténtense con lo que tienen, porque Dios ha dicho: ‘Nunca te dejaré; jamás te abandonaré’”. Hebreos 13:5

“El sol, cuando sale, seca la planta con su calor abrasador. A esta se le cae la flor y pierde su belleza. Así se marchitará también el rico en todas sus empresas”. Santiago 1:11

3. Pon tu confianza para la provisión solo en tu Padre celestial. Quita el peso de la provisión de tus propios hombros y colócalo directamente sobre los suyos. Deja de mirar a los demás o a las circunstancias para que te den lo que necesitas. Mira a Dios solo. Descansa en su paz y amor mientras te instalas en un estilo de vida lleno de confianza en él.

“Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús”. Filipenses 4:19

Lectura Complementaria

2 Corintios 9:8-11 establece el plan de Dios para proporcionarte abundantemente para que otros puedan ser bendecidos a través de ti. Que Dios te use hoy para ser un ejemplo de su deseo de proveer. Que lo que te ha dado cree un desbordamiento de amor y sacrificio para los demás:

“Y Dios puede hacer que toda gracia abunde para ustedes, de manera que siempre, en toda circunstancia, tengan todo lo necesario, y toda buena obra abunde en ustedes. Como está escrito: ‘Repartió sus bienes entre los pobres; su justicia permanece para siempre’. El que le suple semilla al que siembra también le suplirá pan para que coma, aumentará los cultivos y hará que ustedes produzcan una abundante cosecha de justicia. Ustedes serán enriquecidos en todo sentido para que en toda ocasión puedan ser generosos, y para que por medio de nosotros la generosidad de ustedes resulte en acciones de gracias a Dios”.

Lectura Complementaria: Salmo 37 o ve el video de el Proyecto La Biblia en Salmos.