Tema de la Semana

No fuimos creados para depositar nuestra confianza a la ligera. Valoramos la confianza como valoramos nuestras propias vidas, examinando constantemente a los demás para ver si son dignos de nuestra confianza. Sin embargo, fuimos hechos vivir nuestra la vida con ayuda, para depositar nuestra confianza en aquello que nos proporcionará más vida, alegría y paz. Oro para que esta semana tú y yo descubramos cuán confiable es nuestro Padre celestial. Oro para que voluntariamente entreguemos el control de nuestras vidas a un Dios capaz, amoroso y cercano. Y oro también para que experimentemos la vida abundante que solo se puede lograr al depositar nuestra confianza en un Dios que renuncia a todo por relacionarse con nosotros.

Pasaje Bíblico

“Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará. Hará que tu justicia resplandezca como el alba; tu justa causa, como el sol de mediodía”. Salmo 37:5-6

Adoración

Lo Harás Otra Vez | Elevation Worship

Lo Harås Otra Vez (Do It Again) | Spanish | Acustico | Elevation Worship

“Lo Harås Otra Vez” es una cancion acustica del nuevo álbum “Lo Harás Otra Vez”, de Elevation Worship.

Devocional

Santificación y santidad son palabras que solían aterrorizar mi corazón. Como creyente, siempre he tratado de buscar la santidad, y siempre parezco fallar. Parece que no importa lo que haga, no puedo escapar del pecado y no puedo superar mi propio quebrantamiento y desorden. Incluso en las épocas en las que estoy experimentando la libertad de algunos pecados, siempre parece haber algo más que necesito arreglar o mejorar. Me he sentido como si estuviera en esta interminable cuerda floja de desarrollo espiritual de la que seguía cayendo y de la que no podía encontrar el final.

Si bien el deseo de Dios es definitivamente nuestra santificación y santidad, su perspectiva es muy diferente a la que acabo de describir. Verás, Dios sabe que la santificación no se produce a través de nuestros esfuerzos. De ninguna manera puedo santificarme a mí mismo porque en mí mismo no tengo santidad. La verdad que Dios tiene para nosotros hoy es simplemente esta: la santificación se produce solo por la verdadera relación con nuestro Padre celestial. La santidad es el resultado directo de encontrar abierta y continuamente la naturaleza de un Dios perfecto, amoroso y disponible.

Si queremos experimentar el fruto de la justicia, debemos aprender a confiar en el plan de Dios para nuestra santificación. Debemos aprender a confiar en que, al encontrarlo, experimentaremos la libertad de nuestro pecado y la curación de las heridas que nos llevan a las cosas del mundo.

El Salmo 37:5-6 dice: “Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará. Hará que tu justicia resplandezca como el alba; tu justa causa, como el sol de mediodía”. Cuando confiamos en que Dios producirá nuestra justicia al simplemente comprometernos con él y confiar en él, nos entregamos a un proceso de santificación basado en los encuentros con su gracia amorosa.

La santificación no pretende ser el proceso vertiginoso de confusión y esfuerzo que tan a menudo experimentamos. Si bien puede ser difícil, está diseñado para llenarse con el corazón continuamente perdonador y amoroso de nuestro buen Padre. Está diseñado para estar basado en la experiencia de Jesús para que podamos ser más como él.

Pasa tiempo hoy buscando el corazón de tu Padre celestial. Confía tus caminos a él y confía en él. Pídele que te revele su deseo por tu justicia. Pídele que te guíe a un proceso de santificación marcado por su gracia, amor y cercanía. Deja de ver el proceso de santificación como una línea de tiempo interminable y, en cambio, céntrala completamente en torno a la relación con tu Padre celestial. Que experimentes la justicia y la santidad hoy cuando encuentres la naturaleza perfecta de Jesús. Que tu día esté marcado por la paz al entregar tu desarrollo espiritual en las manos del alfarero. Que puedas ser transformado a la imagen de Jesús a medida que te involucras en el proceso de santificación basado en la relación con un Dios bueno y cercano.

Guía de Oración

1. Medita en el proceso de santificación. Permite que lo que Dios desea hacer contigo, como se describe en la Biblia, despierte tu deseo de participar en la santificación basada en tu relación con él.

“Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará. Hará que tu justicia resplandezca como el alba; tu justa causa, como el sol de mediodía”. Salmo 37:5-6

“Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!” 2 Corintios 5:17

“He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí”. Gálatas 2:20

2. ¿En qué formas has estado luchando por tu propia justicia y santidad en lugar de recibirla de Dios? ¿De qué manera has estado viendo la santificación como una línea de tiempo o cuerda floja en lugar de vivirla como una relación con un Dios bueno?

“No desecho la gracia de Dios. Si la justicia se obtuviera mediante la ley, Cristo habría muerto en vano”. Gálatas 2:21 

3. Tómate un tiempo para encontrar la santidad de tu Padre amoroso. Abre tu corazón y recibe su presencia. Y en su presencia entrégale a él el proceso de tu santificación. Permite que la paz y el descanso llenen tu corazón mientras la carga de luchar por la santificación cae a la luz de la gracia gloriosa de Dios.

“Más bien, sean ustedes santos en todo lo que hagan, como también es santo quien los llamó”. 1 Pedro 1:15

“El año de la muerte del rey Uzías, vi al Señor excelso y sublime, sentado en un trono; las orlas de su manto llenaban el templo. Por encima de él había serafines, cada uno de los cuales tenía seis alas: con dos de ellas se cubrían el rostro, con dos se cubrían los pies, y con dos volaban. Y se decían el uno al otro: ‘Santo, santo, santo es el Señor Todopoderoso; toda la tierra está llena de su gloria’. Al sonido de sus voces, se estremecieron los umbrales de las puertas y el templo se llenó de humo. Entonces grité: ‘¡Ay de mí, que estoy perdido! Soy un hombre de labios impuros y vivo en medio de un pueblo de labios blasfemos, ¡y no obstante mis ojos han visto al Rey, al Señor Todopoderoso!’”. Isaías 6:1-5

Lectura Complementaria

Ruego que 2 Pedro 1:2-4 te llene con el coraje de tener gracia y descanso en el proceso de santificación. Que tu vida esté marcada por el perdón y la gracia de Dios.

“Que abunden en ustedes la gracia y la paz por medio del conocimiento que tienen de Dios y de Jesús nuestro Señor. Su divino poder, al darnos el conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y excelencia, nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda. Así Dios nos ha entregado sus preciosas y magníficas promesas para que ustedes, luego de escapar de la corrupción que hay en el mundo debido a los malos deseos, lleguen a tener parte en la naturaleza divina”.

Lectura Complementaria: 1 Pedro 1 o ve el video de el Proyecto La Biblia en 1 Pedro.