Tema de la Semana

Uno de los mayores privilegios como hijo de Dios es que podemos tener el corazón de nuestro Padre celestial. No tenemos que preguntarnos cómo se siente con respecto a nosotros. No tenemos que preguntarnos si nos guiará, si nos ama o si se preocupa por nosotros. A través del Espíritu Santo tenemos acceso continuo y gratuito al corazón de Dios. Que esta semana tu relación con Dios se vuelva más profunda y más libre a medida que aprendemos cómo tener el corazón de Dios.

Pasaje Bíblico

“Cada uno ponga al servicio de los demás el don que haya recibido, administrando fielmente la gracia de Dios en sus diversas formas”. 1 Pedro 4:10

Adoración

Vasijas Rotas (Sublime Gracia) | Hillsong Worship

Vasijas Rotas (Sublime Gracia) – Hillsong Worship

VASIJAS ROTAS (SUBLIME GRACIA) es parte de nuestro nuevo álbum en español EN ESTO CREO. Consigue tu copia en iTunes en http://smarturl.it/EnEstoCreo

Devocional

Una de las principales formas en que Dios nos revela su corazón es a través de otros creyentes. Hebreos 10:24-25 dice: “Preocupémonos los unos por los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras. No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca”. Dios nos ha dado la capacidad de animarnos unos a otros, de llenar literalmente de valentía los corazones de los demás creyentes para que busquen la plenitud de la vida en el reino. Él nos ha dado la capacidad de “estimularnos al amor y a las buenas obras” para que podamos llenarnos de devoción sincera hacia Jesús, tanto de palabra como de hecho.

Uno de mis pasajes favoritos de la Biblia es 2 Corintios 4:5-7. Pablo escribe:

“No nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor; nosotros no somos más que servidores de ustedes por causa de Jesús. Porque Dios, que ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo. Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que tan sublime poder viene de Dios y no de nosotros”.

Dios nos ha dado su gloria. Él nos ha dado la capacidad de proclamarnos no a nosotros mismos, sino a “Jesucristo como Señor”. Las vasijas de barro a las que Pablo se refiere aquí eran todo menos perfectas: eran frágiles y se rompían fácilmente. Eran el material para las personas comunes.

Dios ha elegido mostrar su poder y amor no a través de portadores perfectos, sino a través de nosotros. Él eligió usarnos a nosotros que somos comunes, frágiles y que nos rompemos fácilmente, para que otros puedan ver su gracia abrumadora y su amor incondicional.

Dios sabe que los creyentes a tu alrededor son imperfectos. Él sabe que son débiles y están rotos. Él sabe que te han herido y muchas veces te han desanimado, en lugar de alentarte. Pero, ¿qué estímulo podemos tener en Dios al encontrarnos con los que son perfectos? ¿Cómo podríamos encontrar esperanza si Dios solo se revelara a través de aquellos que no tienen debilidad? La mayor fuente de esperanza que tenemos es que Dios continuamente ofrecerá gracia a aquellos que no lo merecen. La mayor revelación del corazón de Dios que tenemos en los demás es que nuestro Padre nunca se rinde, sino que nos ama incondicionalmente.

Mira a otros para encontrar estímulo. Busca la bondad de Dios revelada a través de la debilidad y el quebrantamiento de los demás creyentes. Declara hoy la gracia de Dios a los demás, no buscando parecer perfecto, sino proclamando la bondad de un Dios que ama plenamente a alguien en su imperfección. Que tu corazón se avive hoy mientras el corazón de Dios se revela a través de los vasos de barro que está lleno de su gloria.

Guía de Oración

1. Reflexiona sobre el deseo de Dios de revelar su corazón a través de otros.

“No nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor; nosotros no somos más que servidores de ustedes por causa de Jesús. Porque Dios, que ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo. Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que tan sublime poder viene de Dios y no de nosotros”. 1 Corintios 4:5-7

2. Pídele al Espíritu Santo que te ayude a ver el corazón de Dios en los demás creyentes. Pídele que te enseñe a ver la gracia de Dios en las imperfecciones y quebrantamientos de los demás.

3. Elige hoy revelar el corazón de Dios a través de tu vida. Elige animar y estimular los corazones de los demás declarando la bondad de Dios incluso en tu quebrantamiento.

“Preocupémonos los unos por los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras. No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca”. Hebreos 10:24-25

“Cada uno ponga al servicio de los demás el don que haya recibido, administrando fielmente la gracia de Dios en sus diversas formas”. 1 Pedro 4:10

Lectura Complementaria

2 Corintios 13:11 dice: “En fin, hermanos, alégrense, busquen su restauración, hagan caso de mi exhortación, sean de un mismo sentir, vivan en paz. Y el Dios de amor y de paz estará con ustedes”. El corazón de Dios desea la unidad. Su deseo es que nos abracemos, consolemos y restauremos y que así encontremos su amor y paz. La unidad no es una opción en la Biblia, es un mandamiento. No es una opción permitir conflictos y calumnias. No es una opción dejar las relaciones rotas sin enmendar. Busca hoy la restauración. Permite que Dios te llene con coraje para mostrar amor y gracia inmerecida a los demás creyentes. Y a medida que crezcas en unidad con los demás, experimentarás una comprensión más profunda del amor incondicional de Dios por ti. Que hoy tu día esté marcado por una poderosa revelación del corazón de Dios a través de otros.

Lectura Complementaria: 2 Corintios 4 o ve el video de el Proyecto La Biblia en 2 Corintios.