Tema de la Semana

Vivimos en la realidad de que hay luz y oscuridad a nuestro alrededor en todo momento. Este mundo tiene tanto el bien como el mal, lo bueno y lo malo. Como creyentes debemos crecer tanto en nuestra aceptación de esta realidad como en nuestra búsqueda de la luz. Debemos permitir que Dios nos moldee y nos forme para ser personas liberadas de toda oscuridad, conocidas plenamente por Dios y transformadas en reflejos de su Hijo por su luz. Que esta semana el Señor abra nuestros ojos para ver la luz gloriosa que tenemos ante nosotros.

Pasaje Bíblico

“Tu sol no volverá a ponerse, ni menguará tu luna; será el Señor tu luz eterna, y llegarán a su fin tus días de duelo”. Isaías 60:20

Adoración

Tiembla | Mosaic MSC

Tiembla (Video Oficial Con Letras) – MOSAIC MSC

Don’t forget to LIKE, SHARE and SUBSCRIBE! Listen to Mosaic MSC’s new album, Heaven! Spotify: https://MosaicMSC.lnk.to/HeavenID/spo… Apple Music: https://MosaicMSC.lnk.to/HeavenID/app… YouTube: https://MosaicMSC.lnk.to/HeavenID/you… Amazon Music: https://MosaicMSC.lnk.to/HeavenID/ama… iTunes: https://MosaicMSC.lnk.to/HeavenID/itunes Mosaic | You Belong Here www.mosaic.org

Devocional

Vivir en la luz es centrar nuestras vidas completamente en torno a su única fuente verdadera: Jesús. Jesús declara poderosamente en Juan 8:12: “Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”. Como personas comprometidas a seguir a Jesús, constantemente estamos siendo guiados por él hacia la luz. Él nos está llamando constantemente a alejarnos de la oscuridad de este mundo y nos llama a una vida centrada en él y en su reino.

En y por nosotros mismos, no tenemos luz. Dejados a nuestra merced, viviríamos toda nuestra vida en la oscuridad, desprovistos de la abundancia de gozo y paz disponibles para nosotros en Dios. Pero a través de Jesús ha venido la luz. El Espíritu Santo ahora mora dentro de nosotros, la gloria de Dios en los corazones de los hombres. Si simplemente rendimos nuestras vidas a Dios y a la luz que él trae, experimentaremos una vida de libertad y alegría fundada en su amor incondicional. Si decidimos colocar a Jesús en el centro de todo lo que hacemos y lo que somos, recibiremos una gran liberación de las restricciones y los lazos de la oscuridad.

Verás, el camino para salir de la oscuridad siempre comienza mirando a la luz. No podemos escapar de la oscuridad si la oscuridad es todo lo que estamos mirando. No podemos escapar del pecado simplemente enfocándonos en él e intentando arreglarlo, curarlo o liberarnos. La libertad llega al centrar nuestra atención en el Dios que venció el pecado y la muerte y fijamos nuestros ojos en Jesús, el autor y perfeccionador de nuestra fe.

2 Corintios 4:6 dice: “Porque Dios, que ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo”. La luz de Dios está dentro de ti. Tu vida como cristiano está escondida en Cristo. La oscuridad no te vencerá. Tu libertad ha venido en la persona de Jesús. El amor de Dios es real, está disponible y es lo suficientemente poderoso como para liberarte de cualquier oscuridad que te enrede.

Dirige tu atención hacia Jesús hoy. Centra tu vida en torno a su bondad amorosa. Abre tus oídos y corazón a este Dios bueno que dio su vida para salvar la tuya. Síguelo donde quiera que te guíe con plena fe en que solo te guiará a una vida más abundante. Deja de luchar por tu propia libertad y envuelve tu vida en Jesús para que pueda ser tu gran liberador, sanador, fuente de consuelo y fortaleza.

Dios tiene abundante gracia guardada para ti hoy si simplemente te posicionas para recibirla. Tómate un tiempo en la oración guiada para reflexionar sobre la luz que ha venido a través de Jesús, dirige tu atención completamente hacia él y recibe la libertad y la sanidad que proviene de la unión con el Dios de la luz.

Guía de Oración

1. Medita en la luz que ha venido a través de Jesús. Permite que la Biblia estimule tu deseo de abrir verdaderamente tu corazón y de centrar tu vida en torno a Jesús.

“Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”. Juan 8:12

“Porque Dios, que ordenó que la luz resplandeciera en las tinieblas, hizo brillar su luz en nuestro corazón para que conociéramos la gloria de Dios que resplandece en el rostro de Cristo”. 2 Corintios 4:6

“Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él”. 1 Juan 4:9

2. Dirige tu corazón completamente hacia Jesús y enfoca tu atención en él. Pídele al Espíritu Santo que te guíe a un encuentro con tu Salvador.

3. Habla con Jesús sobre cualquier área de tu vida que parezca tener oscuridad. Deposita cualquier pecado y oscuridad a sus pies y pídele perdón y curación. Pídele al Espíritu que te ayude a seguirlo mientras te guía fuera de la oscuridad y hacia la luz, enfocándote en Jesús.

“Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien, por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios”. Hebreos 12:1-2

“Tu sol no volverá a ponerse, ni menguará tu luna; será el Señor tu luz eterna, y llegarán a su fin tus días de duelo”. Isaías 60:20

“El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme?”. Salmo 27:1

Lectura Complementaria

Definitivamente hay un lugar en la libertad para la disciplina y los aspectos prácticos de alejarse de aquello que normalmente te tienta. Pero el fundamento de la libertad siempre será el encuentro con el Dios vivo. Hay una razón por la que pecamos que va más allá de la tentación de una herida, un concepto erróneo o una mentira que Dios debe sanar. No ubicarnos en situaciones que habitualmente nos han hecho tropezar es crucial, pero no proporcionará curación. Mira a Jesús hoy. Acude a él continuamente con tu pecado y pídele que sane lo que sea la raíz de ello. Pídele que corrija cualquier mentira y cure tu dolor. Que puedas experimentar hoy la libertad que viene de buscar la luz de Jesús.

Lectura Complementaria: 2 Corintios 4 o ve el video de el Proyecto La Biblia en 2 Corintios.