Tema de la Semana

Conocer a Dios es experimentar a Dios. Al igual que experimentamos diferentes aspectos los unos de los otros a medida que crecemos en amistad, experimentamos las maravillas de Dios cuando buscamos simplemente conocerlo. Dios nos está llamando a una vida de buscarlo con todo lo que somos. Él nos llama a valorar la relación con él por encima de todo lo demás. Que esta semana encuentres aspectos maravillosos de la relación con tu Padre celestial a medida que buscamos de todo corazón conocerlo con todo lo que somos.

Pasaje Bíblico

“Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios. ¡Yo seré exaltado entre las naciones! ¡Yo seré enaltecido en la tierra!”. Salmo 46:10

Adoración

Quiero Conocerte Más | Majo Solís

Majo Solís – Quiero Conocerte Más (Letra y Acordes) // De Lo Profundo.

Canción de mi Ep De Lo Profundo. Para adquirirla da click aquí: https://itunes.apple.com/mx/album/de-lo-profundo-ep/id1116393853 Email: contacto@majosolis.com Suscríbete al canal o sigue las redes sociales para más canciones y videos. Redes sociales: http://www.majosolis.com https://www.facebook.com/majosolis https://www.twitter.com/majosolis https://www.instagram.com/majosolis Acordes aquí: https://drive.google.com/open?id=0ByGJmmRkwx9kRkdwRDlLdEluYlk (Canción original de Majo Solís)

Devocional

El mayor privilegio en la vida es conocer a Dios. El Dios que te formó, que provee para ti y que envió a su Hijo a morir por ti, anhela tener una relación real contigo. Él desea que lo conozcas. Y a través del poderoso sacrificio de Jesús, realmente podemos conocerlo como a cualquier otra persona. De hecho, en algunos aspectos es infinitamente más conocible que cualquier otra persona. Jeremías 31:33-34 dice:

“Este es el pacto que después de aquel tiempo haré con el pueblo de Israel —afirma el Señor: Pondré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Ya no tendrá nadie que enseñar a su prójimo, ni dirá nadie a su hermano: ‘¡Conoce al Señor!’, porque todos, desde el más pequeño hasta el más grande, me conocerán —afirma el Señor—. Yo les perdonaré su iniquidad, y nunca más me acordaré de sus pecados”.

“Desde el más pequeño hasta el más grande”, dice el Dios vivo. No importa quién seas, sin importar lo que hayas hecho, puedes conocer al Dios del amor. Conocer a Dios ya no está reservado para aquellos nombrados individualmente como sus líderes. Conocer a Dios ya no está reservado para personas como David, Isaías, Pedro o el clero. Todos nosotros tenemos igual acceso al Dios vivo.

Y desde el lugar de conocer a Dios, se nos otorga la capacidad de experimentar sus increíbles atributos y ser bendecidos por una mayor conciencia de nuestra unión con él. Cuando buscamos conocer a Dios, la Biblia deja claro que comenzamos a experimentar su amor (Romanos 5:5), escuchamos su voz (Juan 10:27) y sentimos su paz (2 Tesalonicenses 3:16). Podemos asociarnos en sus propósitos (1 Pedro 2:9), experimentar su libertad (Romanos 6:4) y descansar en su presencia (Salmo 16:11).

Cuando centramos nuestras vidas en conocer a Dios, adquirimos experiencia con él como lo hacemos con cualquier otra persona. Yo no busco escuchar la voz de mi esposa, más bien busco conocerla y conversar con ella como un subproducto de eso. No busco solo la emoción del amor de mi esposa; más bien, al conocerla y caminar en relación con ella, experimento sus afectos por mí. Así es con Dios. Cuando simplemente buscamos conocerlo, ganamos experiencia a cambio.

Oro para que esta semana, al observar los aspectos individuales de experimentar a Dios, tu corazón se motive a simplemente buscar una relación más profunda con tu Padre celestial, sea cual sea el resultado. Tu padre te ama lo suficiente como para pagar el precio final para tener una relación contigo. Búscalo y descubre la riqueza de su amor por ti.

Guía de Oración

1. Medita en la disponibilidad de conocer al Dios vivo. Permite que la Biblia despierte tu deseo de buscarlo con todo tu corazón.

“Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios. ¡Yo seré exaltado entre las naciones!¡Yo seré enaltecido en la tierra!”. Salmo 46:10

“El corazón me dice: ‘¡Busca su rostro!’. Y yo, Señor, tu rostro busco”. Salmo 27:8

“Este es el pacto que después de aquel tiempo haré con el pueblo de Israel —afirma el Señor: Pondré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Ya no tendrá nadie que enseñar a su prójimo, ni dirá nadie a su hermano: ‘¡Conoce al Señor!’, porque todos, desde el más pequeño hasta el más grande, me conocerán —afirma el Señor—. Yo les perdonaré su iniquidad, y nunca más me acordaré de sus pecados”. Jeremías 31:33-34

2. ¿Está tu vida centrada en la búsqueda de conocer a Dios? Revisa la postura que tiene hoy tu corazón. Mira la forma en que pasas tu tiempo, mira tus emociones, tus pensamientos y tus acciones. ¿Cuál parece ser tu mayor búsqueda?

3. Pasa algún tiempo centrando tu corazón en una relación verdadera con un Dios conocible. Pídele que te ayude a guiar tu corazón a través de tu día hacia esta búsqueda. Pídele que te realice un chequeo en tu corazón cuando algo tome su lugar como el mayor deseo de tu vida. Vive hoy con él como tu máxima prioridad.

“Yo te busco con todo el corazón; no dejes que me desvíe de tus mandamientos”. Salmo 119:10

Lectura Complementaria

Jeremías 9:23-24 dice: 

“Que no se gloríe el sabio de su sabiduría, ni el poderoso de su poder, ni el rico de su riqueza. Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe de conocerme y de comprender que yo soy el Señor, que actúo en la tierra con amor, con derecho y justicia, pues es lo que a mí me agrada —afirma el Señor—”.

Seamos de los que nos jactamos únicamente en nuestra relación con Dios. Que su amor y su cercanía sean nuestra mayor alegría. Y que al final de nuestros días, podamos decir que buscamos al Señor por encima de todo.

Lectura Complementaria: Salmo 46 o ve el video de el Proyecto La Biblia en Salmos.