Tema de la Semana

Conocer a Dios es experimentar a Dios. Al igual que experimentamos diferentes aspectos los unos de los otros a medida que crecemos en amistad, experimentamos las maravillas de Dios cuando buscamos simplemente conocerlo. Dios nos está llamando a una vida de buscarlo con todo lo que somos. Él nos llama a valorar la relación con él por encima de todo lo demás. Que esta semana encuentres aspectos maravillosos de la relación con tu Padre celestial a medida que buscamos de todo corazón conocerlo con todo lo que somos.

Pasaje Bíblico

Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado”. Romanos 5:5

Adoración

Más Cerca | Adrian & Daniela

CLOSER | Bethel (en español) | MAS CERCA | Adrian&Daniela

Original de Bethel Music Traduccion al español: Adrian y Daniela Guardia Voz principal: Daniela Guardia Piano, Guitarras, Bajo y programación: Adrian Guardia. Producción y edición de video: Gabriela Camargo Grabado en Caracas Venezuela. Enero 2018

Devocional

No hay nada en este mundo como experimentar el amor incondicional de Dios. Su amor se extiende más allá del ancho cielo. Su amor va más profundo que el mar más profundo. Su amor es más poderoso que un fuego furioso, y está más cerca que el latido del corazón dentro de tu pecho. Experimentar su amor es como volverse nuevo una y otra vez. Con cada percepción de su amor, las heridas del pasado se curan y restauran, de manera que uno ya no se aflige con el dolor, sino que se regocija con la oportunidad que brinda de experimentar el amor de un Padre bueno y cercano al cielo una vez más.

Cuando buscamos conocer a Dios obtenemos experiencias con su amor porque eso es lo que él es. 1 Juan 4:8 dice: “El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor”. Saber que el amor es conocer a Dios porque todo el amor verdadero proviene de él. 1 Juan 4:16 dice: “Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él”. Es hora de que tú y yo “[creamos] que Dios nos ama”. Es hora de que dejemos de cuestionarnos si somos amados y en cambio busquemos el rostro de nuestro Padre celestial para que podamos saber sin ninguna duda que Él nos ama.

Casi toda mi energía se destina a ser amado. Busco amor por todas partes. Lo busco en mi esposa, amigos, compañeros de trabajo, conocidos y extraños. Me preocupo constantemente por si soy, momento por momento, amado o no. Pero Jesús vino para que no pudiéramos hacernos esa pregunta. “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16). Dios ya nos amó tanto que murió por nosotros (Romanos 5:8). No hay nada que tengamos que hacer para ganarnos su amor. Si necesitamos un nuevo recordatorio, todo lo que tenemos que hacer es simplemente buscar su rostro y el amor llegará como resultado.

Tenemos acceso ilimitado por la gracia de Dios a su amor. El amor incondicional e ilimitado nos espera a cada paso si nuestros corazones simplemente buscan el suyo. La Biblia dice en el Salmo 27:8: “El corazón me dice: ‘¡Busca su rostro!’. Y yo, Señor, tu rostro busco”. Seamos niños que buscamos constantemente el rostro de nuestro amoroso Padre celestial. Que seamos una novia totalmente envuelta en el amor de nuestro Novio. Y que podamos experimentar el amor poderoso de un Dios que dio su propia vida por el bien de su creación, como resultado de simplemente buscarlo.

Guía de Oración

1. Medita en el amor de tu Padre celestial. Permite que la Biblia despierte tu deseo de buscar a Dios y, como resultado, experimentes un encuentro con su amor.

“El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor”. 1 Juan 4:8

“Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna”. Juan 3:16

“Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él”. 1 Juan 4:16

2. ¿Dónde estás buscando amor? ¿A quién o a qué te diriges en busca de amor, que no sea a Dios?

3. Tómate un tiempo para buscar el rostro de tu Padre celestial y encontrarte con su amor. Abre tu corazón a él y simplemente desea una relación con él. Él se encargará del resto.

Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado”. Romanos 5:5

“El corazón me dice: ‘¡Busca su rostro!’. Y yo, Señor, tu rostro busco”. Salmo 27:8

Lectura Complementaria

1 Juan 4:17-18 dice: “En el amor no hay temor, sino que el amor perfecto echa fuera el temor. El que teme espera el castigo, así que no ha sido perfeccionado en el amor”. No tenemos ninguna razón para temer buscar a Dios. Todo lo que él nos diga, haga en nosotros y a lo que nos guíe proviene del fundamento de su amor perfecto. No hay razón para temer en esta vida. No hay nada aquí que pueda separarnos de la relación eterna y sin límites con nuestro Padre celestial. Permite que su amor rechace cualquier reserva que tengas hoy; recibe una mayor conciencia de su amor perfecto y descansa tranquilo en su bondad.

Lectura Complementaria: 1 Juan 4 o ve el video de el Proyecto La Biblia en 1-3 Juan.